París hace todo el transporte público gratuito para luchar contra la mayor contaminación de la ciudad en diez años

París hace todo el transporte público gratuito para luchar contra la mayor contaminación de la ciudad en diez años

A comienzos de esta semana, la alcaldesa de París Anne Hidalgo compartía en su Twitter esta impactante imagen en la que se puede ver como la ciudad de la luz está más oscura que nunca. La polución cubre la capital de Francia como si fuera una boina y apenas deja vislumbrar uno de sus iconos más reconocibles, la torre Eiffel.

Porque, actualmente, Paris atraviesa su mayor crisis de contaminación de los últimos 10 años. Una situación crítica que se debe principalmente a los coches, al humo de las chimeneas y a una ausencia de viento que provoca que los contaminantes no lleguen a dispersarse.

Frente a esto, el gobierno de la ciudad ha decidido atajar el problema de manera radical: ha hecho todo el transporte gratuito y ha permitido la conducción solo a ciertos tipos de vehículos. Estas medidas temporales llevan en funcionamiento desde el martes y pretenden reducir el impacto de la contaminación.

Los únicos vehículos que pueden atravesar las calles de París son los coches híbridos, los eléctricos, los vehículos extranjeros, el transporte de emergencias, aquellos que lleven a tres o más personas y los coches con matrícula impar. Los conductores de coches con número par tuvieron la misma oportunidad el martes, pero podrían ser multados en el caso de que sean pillados en la carretera estos días.

1481259172922

Esta es la cuarta vez en 20 años que París se ve obligado a imponer este tipo de prohibiciones en respuesta a los peligrosos niveles de polución.

Además, el uso masivo de transporte público gratis ha provocado diversos problemas adicionales. Debido al aumento de pasajeros, durante estos días se han vivido escenas de tensión en los trenes y la línea de cercanías RER B sufrió graves retrasos el martes por problemas de alimentación. Por otro lado, se estima que este método de emergencia ha causado a la ciudad pérdidas valoradas en alrededor de 5,7 millones de dólares por día.

Michel Cad, prefecto de París, declaró que “mientras la situación meteorológica siga siendo la misma y las emisiones continúen en este punto, no vamos a ver el final del pico de contaminación”. Por su parte, la alcaldesa no perdió ocasión de aprovechar la situación para incidir en la necesidad de hacer de París una ciudad más verde. Y no solo a través del tuit antes mencionado. La semana pasada, la Hidalgo ya reafirmó sus intenciones de prohibir para 2025 los vehículos diesel en la capital. “Todos los años mueren 2500 personas en París a causa de la polución del aire”, explicó. “No podemos mantenernos al margen de esta situación”.

Fuente: http://www.playgroundmag.net/