Granjas urbanas, una alternativa a la agricultura para las ciudades

Granjas urbanas, una alternativa a la agricultura para las ciudades

La Granja de Alto Impacto es un proyecto del estudio danés Hábitat Humano pensado para producir alimentos orgánicos en la ciudad a mediana escala. Tiene 163 m2 de superficie y es capaz de producir entre 3 y 6 toneladas de alimentos por año.

Hace unos años, se observa una tendencia mundial de sumar cada vez más huertas urbanas como una forma para resolver la escasez de alimentos y, además, permitir consumir alimentos orgánicos libres de pesticidas e insecticidas.

En el mundo existen diversos proyectos que comienzan a ganar terreno. Por ejemplo, un pueblo-huerta británico que regala frutas y verduras a sus vecinos y visitantes o una ciudad suiza donde los habitantes cultivan su propio alimento.

02

Este contexto llevó a que el laboratorio danés “Hábitat Humano”, con sede en Copenhague, ideara el proyecto la “Granja de Impacto“ (Impact Farm), una interesante alternativa para producir alimentos orgánicos en la ciudad a mediana escala. Este sistema evitaría los costosos traslados del campo a la ciudad, entre otros beneficios.

En este sentido, en el último tiempo surgieron diferentes proyectos que empezaron a tomar fuerza. Por ejemplo, el caso de la ciudad suiza donde los habitantes cultivan su propio alimento, el pueblo-huerta británico que regala frutas y verduras a sus vecinos y visitantes, o el caso de una huerta urbana que produce más de 3000 kg de alimentos por año.

Diseñado por Mikkel Kjaer y Ronnie Markussen, el cubo -realizado en madera y vidrio con escaleras internas- permite alojar frutas y verduras mediante cultivo hidropónico o cultivo sin suelo (se realiza en recipientes donde se colocan nutrientes que aportar los alimentos que cada planta necesita) en forma vertical.

04

La “Granja de Alto Impacto” tiene una superficie de 163 metros cuadrados y su forma de cubo permite utilizar la totalidad del espacio en el cultivo. Como es desmontable se puede transportar con facilidad. El diseño de dos pisos, además, se estima que permitirá producir de 3 a 6 toneladas de alimento por año, de manera autosufieciente con respecto al consumo de agua, calor y generación de electricidad, debido a que en el techo se colocarán paneles solares.

El proyecto consiste en reutilizar un contenedor de transporte en el que todos los componentes de la huerta pueden almacenarse y trasladarse. En cuanto al proceso de instalación se estima que durará aproximadamente 10 días. Con este sistema es posible que las comunidades puedan producir sus propios alimentos aún en un contexto de alta urbanización e, incluso, contaminación ambiental. De esta manera, los alimentos además estarían producidos de manera orgánica y libre de tóxicos que perjudican la salud.

La intención de sus creadores es que este diseño piloto se extienda más allá de Dinamarca e inclusiva se pueda utilizar en situaciones de crisis mundial.

Fuente: arq.clarin.com