Ambientes más frescos sin gasto de energía

Ambientes más frescos sin gasto de energía

Un grupo de estudiantes del Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña (IAAC- España) desarrollaron un sistema pasivo de acondicionamiento de aire que permite reducir la temperatura de un ambiente hasta 5 °C. Eso significa que el dispositivo no emplea electricidad para su funcionamiento.

Los estudiantes Akanksha Rathee, Elena Mitrofanova y Pong Santayanon, coordinados por la directora académica del instituto, Areti Markopoulou, investigaron la forma de hacer que los edificios se comportaran de manera análoga a los seres vivos e interactuaran con el medio ambiente. Han desarrollado un sistema por el cual las paredes transpiran y, por lo tanto, se enfrían solas, contribuyendo a reducir el gasto para el acondicionamiento del aire.

El dispositivo de enfriamiento por evaporación, que han llamado hidrocerámica, se trata de la combinación de un hidrogel con un material de soporte, como cerámica y tela, que responde ante la humedad y el calor.

El hidrogel es una sustancia que absorbe agua y puede retener hasta 500 veces su peso. Cuando el aire a su alrededor se calienta, el agua retenida comienza a evaporarse, lo que reduce la temperatura del aire que lo rodea unos 5 °C, según las pruebas y experimentos que los mismos alumnos han llevado adelante. El dispositivo simplemente imita la forma en que el cuerpo humano reduce su temperatura a través del sudor cuando hace mucho calor.

Para realizar las pruebas, el equipo construyó un prototipo de aspecto similar al de un bloque de revestimiento con la idea de que pueda ser usado en fachadas. Ese elemento contiene y agrupa todos los elementos necesarios en una estructura tipo sandwich.

HIDROGEL-Esquema-capas-dispositivo_CLAIMA20160114_0221_15

El dispositivo tiene una capa exterior realizada con arcilla, cuya superficie está llena de perforaciones en forma de conos que permiten el acceso del agua y el aire hacia el hidrogel. Luego se suma una tela capaz de absorber el agua. Esta capa funciona como un transmisor de líquido y, al ser elástica, permite cambios de volumen en el hidrogel a la vez que lo mantiene en su posición. La última capa también está fabricada con arcilla pero es más fina que la anterior y está perforada, de forma que facilitar el proceso de enfriamiento.

Como es indispensable alimentar con agua la capa intermedia de ese bloque, los investigadores proponen considerar la instalación de un tanque que recolecte el agua de lluvia, por ejemplo. De ese modo, el hidrogel absorbe el agua y la retiene hasta que suba la temperatura para iniciar el proceso: el agua contenida se evapora reduciendo la temperatura y aumentando el nivel de humedad. El sistema incrementa su efecto cuanto mayor es la diferencia de temperatura.

Si bien se trata de un proyecto experimental, sus autores creen en el potencial de la idea y la factibilidad de un posterior desarrollo comercial. Todos los materiales son baratos y fáciles de conseguir, según los estudiantes, quienes estiman que el metro cuadrado de este revestimiento podría costar aproximadamente unos 28 euros.

Fuente: arq.clarin.com